Hola Futturnauta,

Este artículo, es para los que el mundo del marketing les apasiona, o simplemente les llama la atención.

Si quieres entender porque el Marketing de experiencias es una apuesta segura para tu estrategia de marketing, estos 5 minutos te pueden ayudar.

Si tuviera que elegir un slogan para este Marketing me quedaría con:

“Make them live experience”

 

El marketing tal y como lo conocemos ha dejado de existir. Y no volverá.

El marketing ha muerto. ¡Viva el Marketing!.

El concepto de segmentación ha desaparecido y ha dado paso al de comunidades, ya que un mismo individuo puede ser catalogado en distintos segmentos según su comportamiento o intereses, lo cual ha hecho que la segmentación tal y como la conocemos pase a mejor vida.

El precio ya no existe. El cliente es el que pone el precio. Y paga lo que quiere. Y si no te lo crees, teclea en google y veras iniciativas de van desde subastas a campañas de “ponga usted su precio” a pago por uso, a economía colaborativa o la vieja ley de la oferta y la demanda.

Los productos, ya no se fabrican. Ahora sale más caro fabricar que vender. Por eso, se vende lo que otros fabrican, bien en nuestro nombre o simplemente por que ganamos más distribuyendo lo de un tercero

y podría seguir, y seguir, … pero creo que la idea ya la tenemos, ¿verdad?

Pero entonces, ¿Cómo atraigo a los clientes?, ¿Cómo me diferencio de los demás?, ¿Cómo hago que compren mi producto?, ¿Cómo les “engancho” ?, … bueno seamos finolis, … ¿Cómo hago engagement?

Podemos confiar en Big Data, Data Analytics, hacer pruebas de concepto, dejar que el cliente ponga el precio, preguntar por las características de producto o servicios que quiere. Dejar que nos informe de la forma de entrega preferida, de su postventa (si la hay). Podemos averiguar si nos compra más en días soleados, o lo hace cada vez que se siente triste. Si nuestros productos son de compra impulsiva o de compra inteligente, … podemos, podemos, podemos…

No seré yo el que diga que toda esta información y que toda la ciencia y tecnología que está detrás de ello no sea útil a un departamento de Marketing, pero cuando lo tengamos todo encima de la mesa, … cuando toda la información nos diga, que, como, cuando, porque y para que, compra nuestro cliente, …. ¡Ni por asomo hemos conseguido que nos compre!.

¿Y por qué?

… simple … en estos tiempos hemos confundido el Marketing con las Herramientas tecnológicas. Todas estas herramientas, hyper-vitaminadas, que hoy disponemos en Marketing, solo nos aportan dos cosas: reducir el time to market y entender mejor el comportamiento del consumidor.

Pero no nos aportan lo más importante, el “disparador”, la “razón de ser de la compra”. Eso es imposible, porque entre otras cosas, ni el mismo cliente lo sabe, en la mayoría de las ocasiones. Por lo tanto, nos toca a los de Marketing darle este disparador.

¡Ah!, … y no me vengas diciendo que el cliente compra agua cuando tiene sed. El tema no es saber ¿Por qué compra agua?, sino ¿Por qué compra tu agua?

El Disparador que hace que el cliente elija tu “agua” y no otra, es porque tu agua le hace vivir, o quizás este mejor dicho percibir experiencias.

El ser humano es un habido consumidor de experiencias.

Tiene la infinita necesidad de saberse vivo, de enriquecer su existencia, de poder tener algo dentro de el que lo llene y que le haga ser distinto ante los demás y que le haga entender que “su vida merece la pena”. En definitiva, quiere sentir felicidad.

Y eso solo se consigue de una forma. Con el Marketing de Experiencias, haciendo que el cliente perciba (más que vivirlas) experiencias nuevas, experiencias que no ha sentido antes, que se sienta “vivo” o feliz con tu marca y entonces tendrás un cliente agradecido y con engagement.

¿Y sabes que ocurre cuando tienes un cliente así?

Pues que hace compras emocionales, más que compras inteligentes. O sea que usa la emoción como disparador de compra o disparador de lealtad a una marca y no usa la inteligencia (el análisis del producto, la comparativa, el precio, …), o lo usa menos o muy influido por la emoción.

Espero que con esta breve explicación, puedas entender por qué si o si, debes hacer un Marketing de Experiencias en la era de la 4ª Revolución Industrial.

Camino por recorrer

Acabo este artículo comentándote una cosa. He estado en #DES2017 (Digital Enterprise Show) un evento que se ha hecho mayor, … que está empezando a marcar diferencias , que otros tendrán que aprender si quieren sobrevivir en el negocio de las ferias y congresos.

Aunque todo lo visto y oido, me ha encantado, si hablara de la parte de Marketing, me he quedado triste de ver precisamente esto que te comento. Las empresas allí, representadas (y había muchas) hablaban continuamente de herramientas con IA, Big Data, Cloud, IoT, Geo-posicionamiento, … y todo tipo de tecnologías a los CMO que se acercaban por allí. Toda su atención se centraba en la bondad de sus excelentes y maravillosos productos y los outputs que estos ofrecen. Pero ni una sola de ellas, era capaz de ayudar al CMO a crear con dicha maravillosa y súper completa información, ni un 1% del “disparador” que necesita para crear el engagement del cliente.

Asumo que eso seguira siendo aun parte de la parte creativa y de experiencia del hombre. Lo cual me maravilla, claro esta.

Siempre lo digo, y lo seguiré diciendo. En el mundo de la 4ª, 5ª y 6ª Revolución Industrial si nos dejamos llevar por la tecnología únicamente, estaremos condenados. Es tiempo de las Humanidades, valores y ética, …. Hasta en el marketing, … incluso para poder vender.

¿Y cómo puedo hacer marketing de experiencias?

Bueno, eso es otra historia, … y hay varias formas.

En un próximo articulo hablaremos de una de ellas.

….y ya sabes, yo estoy aquí, para darte conocimiento, información y hacerte reflexionar con mismo preguntas. Pero eres tú el que, con todo ello, diseñes y crees tu propio futuro….

Que tengas un buen y próspero día.